La gimnasia acompaña a los Juegos Olímpicos desde Atenas

Hablar de la gimnasia en Juegos Olímpicos es hablar de los inicios del evento deportivo que une a lo mejor del deporte cada 4 años. Pues la gimnasia ha estado en los JJOO desde sus inicios en Atenas 1896 y ha continuado hasta nuestros días en los llamados juegos modernos. Es regulada por la Federación Internacional de Gimnasia y por mucho es de los deportes más esperados durante los juegos, duelos a muerte que derrochan espectáculo y nervios a los aficionados.
 
La gimnasia es un deporte que se constituye por seis disciplinas, aunque solo tres de ellas son aceptados en los Juegos Olímpicos. Se trata de de la gimnasia artística, gimnasia rítmica y la gimnasia de trampolín, y Comité Olímpico Internacional permite que se compita en nueve eventos masculinos y nueve femeninos, ya sea por equipos o individual.Dependerá de los gustos de cada quien para elegir la mejor presentación de la gimnasia en los Juegos Olímpicos, pero indudablemente es la presentación de la gimnasia rítmica, es donde los aficionados suelen emocionarse en cada presentación.
 
Gimnasia Artística
Esta disciplina es de las más espectaculares, pues incluye varias presentaciones del deportista, ya sea que compita individualmente o por equipos. Para los hombres comprende de varios aparatos: barra fija, barras paralelas, salto de potro, suelo, anillos y caballo con arcos. Mientras para las mujeres son menos aparatos: barra de equilibrio, barras asimétricas, salto de potro y suelo.
 
Gimnasia rítmica
En dicha disciplina se compite de forma individual y exclusivamente para las mujeres, es que el emociona más a los aficionados por la dificultad que puede presentar cada participante en su presentación. Es acompañada por música y en ocasiones con las palmas de los espectadores, para lucir suele utilizar algunos objetos como: mazas, aro, cinta o lazo y cuerdas. La presentación puede variar en tiempo y se acompaña de expresividad corporal.
 
Gimnasia de trampolín
Esta disciplina es de reciente inclusión a los Juegos Olímpicos, pues se comenzó a participar a parte de de Sidney 2000. La especialidad de cama elástica es la que brinda medallas en JJOO, y trata de impulsarse a través de un trampolín para realizar saltos y se califica la ejecución (posición, apertura, colocación de las piernas y de los brazos). Los competidores deben realizar diez saltos acrobáticos combinados (saltos mortales simples, dobles y triples, giros en diferentes direcciones) ejecutados con alta precisión, técnica precisa y a una altura de hasta 10 metros.   
 
A lo largo de la gimnasia en los Juegos Olímpicos el medallero ha sido controlado por la extinta Unión Soviética, esto debido a que incluía algunos países como Rusia y Rumania, que se destacan por tener excelentes gimnastas. Pero por ahora países asiáticos han mejorado y pelean por ser lo mejores del mundo, se trata de Japón y China. Finalmente el país que controla la gimnasia por el momento es Estados Unidos, pues con entrenadores europeos ha sidos capaz de perfeccionar la técnica y derrocar a los grandes. 

Larisa Latynina es el antes y el después de la gimnasia mundial

 

En los años cincuentas la Unión Soviética fungía como una de la naciones más poderosa del mundo, no solo en cuestión de territorio, también en la cuestión deportiva. Así transcurrió por los años que duró, en su territorio tenía algunas tierras que ahora son conocidas por su práctica de gimnasia, entre ellas Rusia, Rumania, Yugoslavia y Ucrania. Entonces la URSS podía presumir de tener a los mejores gimnastas.

En esos años, cuando la Unión Soviética era tan poderosa, resaltaba la la gimnasta Larisa Latynina, su especialidad era su participación en piso. Nacida en lo que hoy es Ucrania, pero con nacionalidad rusa. La gimnasta debutó a los 19 años y finalizó su carrera a los 32, en 13 años como deportistas consiguió sumar 18 medallas olímpicas, tanto de forma individual y en equipos.

Ante tal cantidad de metales fue por muchos años la deportista con más metales olímpicos en la historia de los JJOO. Sus grandes exhibiciones la llevaron a ser parte del Salón Internacional de Gimnasia, en donde se pueden observar algunas fotografías de sus presentaciones. Además, en 1989 fue condecorada por el Comité Olímpico Internacional. Pero no fue todo lo que logró, aparte de JJOO, ganó en su carrera 28 medallas entre Mundiales y Campeonatos de Europa.

Un logro más que la coloca en los libros de historia es que consiguió el oro en suelo en sus tres participaciones olímpicas. Sólo otras tres mujeres deportistas han conseguido defender dos veces el oro en la misma prueba olímpica: La nadadora australiana Dawn Fraser, la nadadora húngara Krisztina Egerszegi y la tiradora de esgrima italiana Valentina Vezzali.

Tras su retiro en el Campeonato del Mundo de Dortmund en 1966, no se alejó de la gimnasia, se dedicó a entrenar a los equipos y gimnastas individuales de la Unión Soviética, por lo cual contribuyó al desarrollo y competitividad de la gimnasia, sobre todo de lo que hoy es Rusia, en donde actualmente radica sus 82 años de edad, ya retirada en la localidad de Semenovskoye.

Su nombre estaba escrito en los libros de la historia por mucho tiempo, pues le bastaron participar en 4 ediciones de Juegos Olímpicos para convertirse en la máxima poseedora de medallas con 14 de forma individual y 3 más en equipos, para un total de 18. Sin embargo apareció un fenómeno del deporte llamado Michael Phelps, un nadador que consiguió superar en medallas a la gimnasta.

 Por ahora Phelps la ha superado en medallas olímpicas totales con 28, e individualmente están empatado con 14. Aunque ya no figura como la mejor, Larisa Latynina dejó un legado para la gimnasia mundial, pero también para Ucrania y Rusia, su escuela ha dejado más enseñanzas a lo largo de su carrera como deportistas y entrenadora.

Fei Cheng, la gimnasta que sucumbió Beijing

Shawn Johnson Cheng Fei 82459130

Entras a Entras Google, tecleas Fei Cheng y aprietas enter. En tan solo 1.09 segundos el buscador te arroja más de 20 millones de resultados, pero se recomienda su perfil de Wikipedia, Facebook y un video que lleva por nombre “Cheng Fei - Floor Exercise - 2008 Olympics Team Final”. El material audiovisual te recuerda su participación en la final de equipos de los Juegos Olímpicos de Beijing. Dura poco más de 3 minutos y basta para humillar a las rusas, además de demostrar al mundo de manera categórica que China es una nueva potencia en la Gimnasia.

En el 2008, Fei Cheng apenas tenía 20 años, pero ya era una de la mejores de su país. Su equipo confiaba en ella y no los defraudó, en aquella final abarrotó el gimnasio e hizo vibrar al público con su presentación en el suelo, sus espectaculares saltos volvían loco el graderío, los espectadores la acompañaban con el ritmo de sus palmas. No hubo error, su cara de inocencia lucía en cada movimiento. Al terminar su presentación empuñaba la mano derecha, estaba segura que había hecho lo mejor. 

Su equipo ya la esperaba, los entrenadores la felicitaron y sus compañera la abrazaron. La cámara enfocó al equipo ruso que hasta ese momento iban de líderes, su cara de preocupación era evidente. China ya se sabía campeón, festejaba con lo público, alzaban las manos en señal de victoria, mientras las rivales esperaban que los jueces no la favorecieran.

En un solo movimiento Fei Cheng se paró frente al jurado y escuchó su calificación, de pronto el público estremeció, los aplausos y gritos inundaron el gimnasio de felicidad, 15.450 marcó el tablero.

Minutos después la bandera de China ondeó en lo más alto y recibieron la medalla de oro. Ahí Cheng se consagró, en sus segundos Juegos Olímpicos hizo historia, pero no fue la única medalla que ganó en esa ocasión. También se colgó la presea de bronce en Viga de Equilibrio y Bóveda. 

Está retirada, pero en su currículum se pueden observar muchos metales dorados, los más sobresalientes son las que indican que Cheng fue tres veces campeona del mundo en bóveda de 2005 a 2007. Además se consagró como la mejor gimnasta en ejercicios de piso en el 2006. Pero no fue todo, también se colgó oro en equipos en 2006. Y era la esperanza en el equipo de gimnasia femenil que representó a China en sus JJOO de 2008.    

 No decepcionó a nadie, de hecho se encargó de conducir a su equipo a la final y triunfar. Pero no solo su país le aplaude, también deportistas la idolatran. Sandra Izbaşa, campeona Olímpica de 2008, la ha descrito como una perfeccionista, una gran deportista y una buena amiga. No cabe duda que es un ejemplo para las demás gimnastas y forma parte de una hazaña, la de humillar a Rusia en una final de Juegos Olímpicos.

Con excelentes resultados se catapultó como la mujer que llevaría batuta en el equipo femenil de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pero antes de llegar sufrió una lesión en el tendón de Aquiles y terminó quedando fuera del equipo. Días después vino lo triste, pues anunció su retiro de la gimnasia artística elite y ahora es una entrenadora encargada de la nueva generación de gimnasta de China

 

 

La última generación de Martha Karolyi

Antes de que las gimnastas eligieran un nombre épico para la gran generación de ganadoras de Estados Unidos, en la mesa había tres opciones. Los fans querían que se llamaran “GLAMSquad”, el entrenador de Simone Biles, sugirió “Slay Squad”, y los aficionados votaron por “Phenomenal Five”, pero para ser registradas en los libros de historia de los Juegos Olímpicos y del deporte de los Estados Unidos las deportistas escogieron otro camino.

En los medios sonaron algunos sobrenombres como: The Magnificent Seven y Fierce Five. El equipo de gimnasia dijo en Río 2016 que ya habían escogido, pero lo darían a conocer hasta el final de su participación, justo como lo hicieron los equipos anteriores de los EEUU en Atlanta 1996 y Sidney 2012.

El primer equipo del país de las barras y las estrellas en conseguir oro en unos JJOO de Atlanta fue comandado por Dawes, Shannon Miller, Kerri Strug, Dominique Moceanu, Amanda Borden, Amy Chow y Jaycie Phelps. Mientras en Londres lo hicieron Raisman, Douglas, Jordyn Wieber, McKayla Maroney y Kyla Ross.

Finalmente el equipo de Río de Janeiro, reveló su nombre después de conocer su puntaje ganador que las llevó al podio, justo ahí gritaron “we are the final five”. La mayoría de los aficionados asumieron que el nombre del equipo se debió a la reducción en el número de participantes en el equipo de cinco a cuatro integrantes para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Pero el significado es mucho más personal, pues el nombre tiene que ver con la jubilación de la entrenadora Martha Karolyi, quien es la legendaria maestra rumana que ha sido la coordinadora del equipo nacional de gimnasia femenil de los Estados Unidos durante los últimos 15 años.

Durante esos 15 años pudo convertir a sus entrenadas en un equipo espectacular que puso a Estados Unidos en los primeros planos de la gimnasia mundial. El Final Five habla de 5 deportistas llamadas: Laurie Hernández, Simone Biles, Gabrielle (Gabby) Douglas, Alexandra (Aly) Raisman y Madison Kocian. Ellas representan un equipo de Estados Unidos que conjunta dos afroamericanas y una participante de ascendencia puertorriqueña que forman parte de este conjunto que representa la pluralidad racial y religiosa del país, que cuenta también con una gimnasta judía.

Estas cinco mujeres jóvenes de edades comprendidas entre los 16 y los 22 años han trabajado toda su vida para lograr su sueño de oro olímpico, y ahora conforman el último equipo, las últimas cinco, las “Final Five”.