Ballet y gimnasia, una relación ganadora

2015 10 OCTUBRE 081015 GIMNASIA ULTIMA YACAY OLCESE COQUIMBO SUELO GIMNASIA 01 e1458229985872 1024x530 

Si hablamos de la gimnasia  sin duda tenemos que hablar del ballet. La historia dice que el ballet y la gimnasia tienen sus antecedentes en el siglo XVlll en Europa Occidental, pues fue cuando surgió la gimnasia  con base en el ritmo, en el ballet y en la llamada gimnasia natural. Por ello muchas personas han mencionado que la gimnasta ideal es una bailarina de ballet con manejo de aparatos. 

Hay que recordar que tanto la gimnasia como el ballet se centran en los movimientos del cuerpo del atleta, la fuerza, el equilibrio, la flexibilidad y la destreza exhibida en una representación. 

El principal aporte del ballet a la gimnasia  es el control postural, aunque existen más contribuciones la mencionada es fundamental en la presentación de cada gimnasta. El uso de las rodillas y puntas estiradas es la parte esencial en la presentación de una rutina en la gimnasia, algo que en la danza es fundamental. La práctica del ballet ayuda al fortalecimiento físico de la gimnasta, algo que es esencial para realizar saltos y aterrizajes en cada presentación.

La ejecución de giros es importante para establecer un eje corporal en el que se mantenga la columna vertebral completamente rígida, y este, es precisamente otra base fundamental del ballet. Otra de las aportaciones de dicha danza son las principales partes del cuerpo en el que se trabajan: la espalda, las piernas y los glúteos. Sin olvidar que el gimnasta debe mantener en todo momento los empeines de los pies estirados, lo cual ayuda a tener una mejor flexibilidad, para lograrlo el ballet es fundamental.

Un aporte que ayuda al deportista es la música, pues este factor es importante para que atleta aprenda a coordinar sus movimientos y sincronizarlos, de esta forma en cada presentación el ritmo del audio marcará una pauta en la ejecución de cada ejercicio. 

No debemos olvidar que en cada presentación el gimnasta siempre buscará comunicar, entre otras cosas seguridad y simpatía, el participante es un actor que siempre debe estar en armonía, la actitud en cada ejecución ayuda a la concentración para lograr mejores resultados ante el público y los jueces.

La relación entre gimnasia y ballet es fundamental en la ejecución de ejercicios, la acrobacia combinada con la estética que debe representar el gimnasta en cada presentación. El ballet no es un complemento para el gimnasta, pues se convierte en una base, cuando el deportista la domina con el uso de aparatos y saltos se convierte en un profesional en el deporte. 

Andreea Raducan, la gimnasta que perdió ante el COI

andreea raducan

Uno de los casos más sonados de dopaje en la gimnasia sucedió después de los Juegos Olímpicos de Sidney 2000. En dicho evento una rumana de nombre Andreea Raducan maravilló con su actuación a los espectadores, lo cual la hizo ganadora de la medalla de oro por equipo, medalla de plata en bóveda y lo que la catapultó a ser de las mejores en Sidney fue el primer lugar en all around.

Pero, apenas unos días después de haber terminado la competencia las cosas cambiaron. Raducan fracasó en una prueba de drogas después de tomar la medicina para el resfriado proporcionada por su médico, y posteriormente fue despojada de su medalla de oro general. Estaba claro en ese momento que Raducan no sabía que la medicina para el resfrío contenía una sustancia prohibida.

Tan solo le bastaron dos píldoras de Nurofen Cold & Flu, medicamento que contiene pseudoefedrina, una sustancia prohibida. Entrenadores, equipo de trabajo y el mundo de la gimnasia la apoyaron. La argumentación principal de su equipo fue que como menor de edad, sólo había seguido el plan de tratamiento recomendado por Ioachim Oana, el médico del equipo. Pero el Comité Olímpico Internacional no cedió y Raducan fue despojada de su medalla, la cual se le otorgó al segundo lugar del certamen.

Incluso,  Amânar, quien recibió la medalla de oro, Olaru fue promovido a la plata, y el ex cuarto clasificado Liu Xuan con bronce. Todas se pusieron de acuerdo para regresar la medalla a la rumana en una muestra de solidaridad, sin embargo ella no lo aceptó.

A pesar de lo sucedido Andreea Raducan continuó con sus entrenamiento para presentarse en el Campeonato del Mundo de 2001 en Bélgica, ahí ganó la medalla de oro en equipos. Además consiguió otras cuatro preseas: oro en piso y viga, bronce en all around y bóveda. Su participación fue exitosa.

Pero tan solo una año después, en 2002 decidió retirarse tras tener una muy pobre actuación en Hungría. Al salir se unió como comentarista deportiva en los medios de comunicación, además continuó con sus estudios y actualmente ostenta un título de maestría en periodismo por la Universidad de Bucarest.

Cuando se pensó que ahí terminaría el debate de dopaje que le quitó su medalla de oro obtenida en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000. Comenzó una nueva disputa, pues el COI retiró de 2004 a 2010 la pseudoefedrina de la lista de sustancias prohibidas. Por ello Andreea, comenzó en 2014 a buscar la forma de recuperar su presea dorada. Se dirigió al presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, para reconsiderar la decisión.  

Fue bien recibida por los directivos, pero le reiteraron la que decisión tomada años atrás era inapelable. En una declaración realizada a ESPN, Thoma Bach, comentó, “muestra lo estrictas que son nuestras normas antidopaje al tener que aplicar el principio de responsabilidad estricta del atleta. Por otro lado, siento una gran simpatía por ella porque ella tiene que sufrir de un error de su médico de equipo. Aún más porque esto sucedió a la edad de 16 años, cuando como atleta tienes absoluta confianza en tu equipo médico "

Los puntajes en la gimnasia

Asistir a un evento de gimnasia siempre será una de las experiencias con mayor aprendizaje. El solo hecho de ver este deporte por televisión es gratificante, te atrapa y te lleva a vivir de las presentaciones más estéticas del mundo. Cuando lo observamos por primera vez es difícil conocer los criterios que los jueces ocupan para otorgar las calificaciones, solo sabemos que entre más alta sea la puntuación es mejor.

Para dictaminar una calificación existe un proceso y ciertos puntos a considerar. La Federación Internacional de Gimnasia elaboró un Código de Puntos que marca los criterios para las evaluaciones de las gimnastas. 

Todos los ejercicios se clasifican de acuerdo a la dificultad de sus elementos en siete categorías donde A es el valor del ejercicio más sencillo:

A equivale a .10

B equivale a .20

C equivale a .30

D equivale a .40

E equivale a .50

F equivale a .60

G equivale a .70

En una competencia de gimnasia artística, los jueces se dividen en dos páneles, el primero registra el contenido del ejercicio, es decir: dificultad, enlace y los requisitos especiales del grupo de elementos.

En la dificultad se califica que se incluya el número de elementos correspondientes a cada grado de dificultad, en el enlace se toma en cuenta el dominio técnico y artístico para alcanzar elementos de alta complejidad, y en los rEquisitos especiales se observan las características que tienen cada elemento que conforma una prueba y que la gimnasta debe presentar de manera obligatoria.

 El segundo panel registra las deducciones de cada ejercicio: faltas generales, de ejecuciones específicas y faltas de presentación artística, las últimas se refieren a la forma en que se ejecuta cada elemento, la armonía que se muestra en la rutina  y la presencia y elegancia de cada deportista.

El valor de una rutina puede ser mayor de diez puntos debido a que la suma de ambas mesas de jueces puede dar un puntaje hasta de 17 unidades. 

Existen otras claves que se deben tomar en cuenta para la calificaciones, sin embargo, estos puntos son fundamentales para aprender acerca de este deporte. 

Fuente: CONADE.

 

Jake Dalton y la importancia de dominar el piso para alcanzar el éxito

Si usted busca en internet el nombre de Jacob Dalton se encontrará con resultados como: “conoce a uno de los gimnastas más sexys del mundo” o “no se pueden perder las mejores fotos de Jacob Dalton”. Sin embargo, más allá del atractivo físico, fue la gimnasia y el trabajo constante lo que llevó a este deportista al verdadero éxito. 
 
El primer acercamiento de Jake con la gimnasia fue gracias a la película “American Anthem”, protagonizada por el campeón olímpico Mitch Gaylord, y poco después su entrenador de beisbol le recomendó practicar la disciplina, para mejorar la fuerza de su brazo. Así, a muy temprana edad, el estadounidense descubrió la que sería su vocación. Y no falló en la elección. 
 
Como gimnasta, Dalton tuvo una carrera corta, como es habitual en este deporte, pero eso no significó que haya sido irrelevante o poco importante. La capacidad de Jacob le llevó a ser uno de los mejores atletas de su país desde 2009, cuando hizo su debut senior, hasta 2017, año en el que decidió retirarse. 
 
Tanto NCAA como en campeonatos nacionales, Jake se hizo dueño de las pruebas de salto y piso en un par de años. Su competitividad y trabajo le permitieron ser parte del equipo que viajó al Campeonato Mundial de 2011, celebrado en Tokio, Japón. 
 
En tierras asiáticas, Jacob no consiguió colgarse ninguna medalla de manera individual, pero tuvo un decoroso octavo lugar en piso. Sin embargo, fue en esa modalidad (piso), junto con el salto, con el que pudo ayudar al representativo estadounidense para ganar la medalla de bronce. 
 
Un año después de su primera experiencia en un mundial, Dalton tuvo la oportunidad de representar al país de las barras y las estrellas en el mejor escenario que puede haber: los Juegos Olímpicos. 
 
En Londres los ánimos del equipo estadounidense no podían ser mayores, ya que llegaban de obtener un gran resultado en Tokio y el propio gimnasta lo reconoció. “Vamos a salir con una medalla, eso es lo que pensaba yo. Me decía ‘no importa lo que hagamos, vamos a conseguir una medalla’”, aceptó Dalton, pero la historia fue muy diferente, ya que en tierras olímpicas se tuvieron que conformar con un quinto puesto en la prueba por equipos. 
 
De manera personal, Jacob ocupó la quinta posición en el ejercicio de piso, un puesto que no le entregó medalla pero sí el reconocimiento de estar entre los mejores de la modalidad a nivel mundial. Sin embargo, aún con todo el esfuerzo, se regresó con las manos vacías de Londres 2012. 
 
“Creo que he sido capaz de crecer y aprender de eso, que no sólo debes tomar las cosas por sentado”, aseguró Dalton después de una participación “decepcionante” para él y su equipo. 
 
El siguiente ciclo olímpico fue la confirmación del estadounidense como uno de los mejores de su país, conquistando torneos y medallas en las pruebas de piso, salto (sus especialidades) barras paralelas y anillas, con lo que fue capaz de conseguir la puntuación necesaria para asistir a su segunda experiencia olímpica, en Río de Janeiro. 
 
En Brasil la experiencia no fue diferente para Estados Unidos y Dalton. De nueva cuenta la prueba por equipos terminó como cuatro años antes, en quinto lugar. No hubo una oportunidad de mejora. Sin embargo, de manera individual, Jake incluso dio pequeño paso hacia atrás, pues del quinto puesto en piso hecho en 2012, en Río alcanzó un sexto lugar, muy alejado de las posiciones de medallas. 
 
Paralelo a su carrera como gimnasta, el estadounidense se involucró en el mundo de la moda con su propia marca: Mesomorphic, con la que busca “crear algo que motivara a los niños a permanecer en nuestro deporte”. 
 
Por su parte, Youtube tampoco se salvó del espíritu emprendedor de Jacob. Antes de participar en Río 2016, el atleta abrió su propio canal para mostrar su camino rumbo a la justa olímpica y después la ha mantenido activa subiendo videos de tips relacionados al mundo de la gimnasia. 
 
Con 25 años la posibilidad de que Dalton siga compitiendo al más alto nivel parece complicada, ya que la gimnasia es un deporte “fugaz”. Sin embargo, no debe preocuparse mucho por su futuro, pues con su línea de ropa, la oportunidad de ser entrenador o aparecer en revistas de modelos le dará la oportunidad de mantenerse vigente.