Para hablar de la gimnasia de Japón, es necesario mencionar Kohei Uchimura, pues es el hombre que lo ha ganado todo en la gimnasia representando a su país. Desde los 15 años que comenzó su travesía para perfeccionar su técnica, el japonés suma siete medallas olímpicas y es nueve veces medallista mundial (All around, por equipos, suelo, barras paralelas y barra fija). Además se ha convertido en el primer gimnasta (masculino o femenino) en alcanzar seis veces consecutivas el oro en campeonatos mundiales de pruebas individuales completas (2009, 2010, 2011, 2013, 2014 y 2015).

En los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, llegó con la misión de obtener la única medalla que le hacía falta: el oro olímpico por equipos. Desde un principio se lo propuso e incentivó a sus cuatro compañeros Kato, Shirai, Tanako y Yumimura. Uchimura estuvo presente en los seis aparatos, con su actuación lograron remontar y superar al equipo ruso para ser los número uno en la gimnasia por equipos.

Pero esa medalla de oro por equipos también representa otro logro: pusieron fin al dominio chino en los dos últimos Juegos Olímpicos, eso significa mucho para su país. La rivalidad de Japón y China es similar a la que tiene Rusia con Rumania, en distintos continentes, pero al final una lucha deportiva por ser el mejor.

Kohei apareció en un momento clave para la gimnasia del país del sol naciente, ya que desde 2010 no se consiguieron buenos resultados. Individualmente Kohei era muy importante, pero ahora necesitaban triunfos por equipos. Pasaron sequía y horas intensas entrenando para regresar a los primeros lugares. En 2015 llegaron los éxitos, y nuevamente Uchimura fue la figura en el equipo.

En esta ocasión fue en el Campeonato Mundial, la historia en la gimnasia artística había sido gris para los nipones. Después de los cinco primeros que se lograron de forma consecutiva de 1962 a 1978, no habían podido sumar su sexto oro, pues en las últimas cuatro ediciones se quedaron con la plata y por debajo de su rival en el continente asiático: los chinos.

Uchimura se convirtió en el hombre que guió al país a conseguir la sexta presea en el Campeonato Mundial de Gimnasia Artística. El 2015 fue el año indicado para regresar al primer lugar después de 37 años sin conseguirlo, todo se alineó y de nueva cuenta los nipones brillaron. Japón apenas superó por medio punto a Gran Bretaña, al conocer el resultado se dio una imagen sorprendente. La superestrella japonesa, Kohei Uchimura, terminó llorando de emoción, igual que sus compañeros, después de una espera casi dramática hasta el resultado final.

También apodado como el Rey, Uchimura ha sido clave para alcanzar los resultados en la gimnasia internacional.