En los años cincuentas la Unión Soviética fungía como una de la naciones más poderosa del mundo, no solo en cuestión de territorio, también en la cuestión deportiva. Así transcurrió por los años que duró, en su territorio tenía algunas tierras que ahora son conocidas por su práctica de gimnasia, entre ellas Rusia, Rumania, Yugoslavia y Ucrania. Entonces la URSS podía presumir de tener a los mejores gimnastas.

En esos años, cuando la Unión Soviética era tan poderosa, resaltaba la la gimnasta Larisa Latynina, su especialidad era su participación en piso. Nacida en lo que hoy es Ucrania, pero con nacionalidad rusa. La gimnasta debutó a los 19 años y finalizó su carrera a los 32, en 13 años como deportistas consiguió sumar 18 medallas olímpicas, tanto de forma individual y en equipos.

Ante tal cantidad de metales fue por muchos años la deportista con más metales olímpicos en la historia de los JJOO. Sus grandes exhibiciones la llevaron a ser parte del Salón Internacional de Gimnasia, en donde se pueden observar algunas fotografías de sus presentaciones. Además, en 1989 fue condecorada por el Comité Olímpico Internacional. Pero no fue todo lo que logró, aparte de JJOO, ganó en su carrera 28 medallas entre Mundiales y Campeonatos de Europa.

Un logro más que la coloca en los libros de historia es que consiguió el oro en suelo en sus tres participaciones olímpicas. Sólo otras tres mujeres deportistas han conseguido defender dos veces el oro en la misma prueba olímpica: La nadadora australiana Dawn Fraser, la nadadora húngara Krisztina Egerszegi y la tiradora de esgrima italiana Valentina Vezzali.

Tras su retiro en el Campeonato del Mundo de Dortmund en 1966, no se alejó de la gimnasia, se dedicó a entrenar a los equipos y gimnastas individuales de la Unión Soviética, por lo cual contribuyó al desarrollo y competitividad de la gimnasia, sobre todo de lo que hoy es Rusia, en donde actualmente radica sus 82 años de edad, ya retirada en la localidad de Semenovskoye.

Su nombre estaba escrito en los libros de la historia por mucho tiempo, pues le bastaron participar en 4 ediciones de Juegos Olímpicos para convertirse en la máxima poseedora de medallas con 14 de forma individual y 3 más en equipos, para un total de 18. Sin embargo apareció un fenómeno del deporte llamado Michael Phelps, un nadador que consiguió superar en medallas a la gimnasta.

 Por ahora Phelps la ha superado en medallas olímpicas totales con 28, e individualmente están empatado con 14. Aunque ya no figura como la mejor, Larisa Latynina dejó un legado para la gimnasia mundial, pero también para Ucrania y Rusia, su escuela ha dejado más enseñanzas a lo largo de su carrera como deportistas y entrenadora.