“McKayla no está impresionada”, probablemente muchos así conocimos a McKayla Maroney, la gimnasta estadunidense que ganara la medalla de plata en salto de caballo durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Su mueca le dio la vuelta al mundo, incluso, el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, posó a su lado haciendo el mismo gesto.

Maroney nació el 9 de diciembre de 1995 en California, desde muy pequeña a practicar gimnasia. En Londres formó parte de las “Fierce Five” que consiguieron la medalla de oro por equipos. Aquel dream team estaba conformado por Aly Raisman, Jordyn Wieber, Gabrielle Douglas y Kyla Ross.

McKayla decidió poner fin a su carrera como gimnasta a los 21 años, a principios de 2016 dijo adiós debido a las lesiones que nunca la dejaron. Su corta carrera ‘solo’ le permitió colgarse cinco preseas.

Tras anunciar su retiro comenzó a trabajar en su imagen generando polémica en redes sociales por su nuevo aspecto. Se convirtió en una estrella de las redes sociales y anunció que iniciaría una carrera musical.

Y, en el reciente y detestable episodio de Larry Nassar, McKayla declaró también haber sido víctima del ex médico del equipo femenino de gimnasia: “Nassar abusó de mí. La gente debe saber que no solo pasa en Hollywood, ocurre en todas partes. Soñaba con ir a los Juegos Olímpicos y las cosas que tuve que padecer para estar ahí fueron innecesarias y repugnantes”.

Parece ser que las lesiones y el horrible recuerdo de Nassar alejó de un mayor éxito a una de las gimnastas con más futuro de Estados Unidos.